Aronte
Barcelona: 935 450 555   -   Madrid: 917 936 300
Síguenos:|
Top

Blog

La pandemia cambia el panorama de ciberseguridad

En el marco de la sexta edición de las jornadas de ciberseguridad que organiza Sophos y que reúne a más de 1000 profesionales del sector, se ha presentado el “Informe de Ciberamenazas para el 2021”, revelando alguna de sus conclusiones.

Además, durante el evento, también se dieron a conocer los resultados de un estudio realizado por una entidad independiente. La encuesta efectuada a más de 5000 responsables de IT reflejó que un 51% de las empresas habían recibido uno o dos ataques de ransomware y que, en la misma proporción, un 51% de empresas están haciendo grandes esfuerzos por mejorar sus sistemas y minimizar los riesgos de seguridad de sus infraestructuras de IT.

El “Informe de Ciberamenazas 2021” revela que los ataques de tipo ransomware, el cambiante comportamiento de los ciberdelincuentes y su cada vez más rápidas actuaciones conformarán el panorama de ciberamenazas durante el próximo año. Tal cual se lleva advirtiendo durante todo este año, el informe pone de relieve cómo la pandemia está afectando a la ciberseguridad de las compañías. Las infraestructuras deslocalizadas debido al teletrabajo y la granularidad de los sistemas distribuidos están suponiendo un reto para las empresas, que tratan de proteger redes personales que tienen niveles muy variados de seguridad. Ésta redistribución de las redes empresariales ha obligado a elevar el valor de las redes personales y/o domesticas, ahora la última línea de defensa frente a las amenazas.

Por su parte, los sistemas cloud han soportado exitosamente el volumen de las nuevas necesidades de las compañías, si bien siguen entrañando nuevos desafíos en materia de seguridad.

Entre los troncales que destaca el informe se encuentra como claves para el próximo año:

  • La evolución exponencial de la especialización de los ciberdelincuentes, consiguiendo cada vez mayores cotas de éxito, así como el crecimiento de la aparición de nuevos ciberatacantes con menor experiencia y habilidades, pero que suponen una amenaza para compañías.

  • La necesidad de prestar mayor atención a las amenazas de tipo más común como malware, redes de bots, loaders o IABs operador por delincuentes.

  • La capacidad de los atacantes de utilizar cada vez más herramientas “legítimas” entornos de servicios conocidos o redes menos destacadas para evitar ser detectados y saltarse las medidas de seguridad, haciendo fracasar su identificación, análisis o detención.